Más poemas. Tampoco se relacionan entre sí, salvo que alguien quiera entender que sí.

 

UN CHIEN ANDALOU

 

Sombreros encajados en farolas de invierno,

trompetas cantando al viento de la noche,

juglares entonando baladas inacabadas,

un perro andaluz fustigando al caballo.

 

Luna maltrecha por el calor de las hojas,

brisa ardiente de recuerdos de Viena,

juegos de azar en el alféizar de tu balcón,

tragaluces en la oscuridad de tus ojos verdes.


 

YO

Esta es mi ciudad, negra y lúgubre.

La luz de tus ojos azabache

ilumina los adoquines de su piel;

tu pelo moreno abriga los recuerdos

con los que se formaron sus fachadas.

 

Este es mi cuerpo, torcido y feo.

Tu desenvuelta sonrisa despierta

mi corazón otrora apagado.

Tu risa rotunda enciende

mis pulmones secados al sol.

 

Este es mi jardín, pequeño y solo.

Tu mero andar despierta

las flores de su somnoliento letargo.

Tu sola presencia hace danzar

a los gnomos que habitan la tierra.

 

Este soy yo, cansado y triste.

Y tú me infundes la fuerza

para andar contra el viento.


 

ÓRBITAS

 

Luna y Sol.

Frío blanco,

llama ardiente.

 

Sol y Luna.

Tan eternos como su distancia;

oh, maldita esta distancia

por la Luna y por el Sol.

 

Luna y Sol.

Incesante baile lejano,

distante cercanía.

 

Sol y Luna.

Separados por los dioses,

como separados estamos

Tú y Yo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s