Stranger Things fue en cierta medida un fenómeno previsible. Vivimos una época en la que están en auge la nostalgia y el culto al pasado más o menos reciente. Varias generaciones acaban echando mano de la cultura de los 70, 80 y 90 gracias a la facilidad de acceso al contenido que proporciona internet, en muchos casos venerando las series, películas, videojuegos y canciones que uno disfrutó en la niñez y en la adolescencia, las etapas en las que parece que el impacto emocional de las mismas es mayor; en otros, haciendo propias esas obras a pesar de no haber siquiera nacido cuando éstas estaban gestándose.

La serie de los hermanos Duffer, que probablemente heredaron toda esa cultura ochentera en su niñez, es claramente representativa de este fenómeno. La primera temporada, que cogió a muchos por sorpresa, era una sarta de referencias al cine de misterio y terror de los 80.

 

 

 

stranger-things-temporada-2-homenaje-alien_0

En muchas ocasiones, son planos y trabajos de realización casi calcados a películas como El Resplandor, Pesadilla en Elm Street, Los Goonies o E.T; en otras, son ciertas ideas prestadas, como la del Demogorgon de Alien o la oscura realidad alternativa de Silent Hill, un videojuego aparecido a finales de los 90.

La primera temporada pecaba de basar buena parte de su interés en lanzarle a la cara al espectador todas estas referencias. No obstante, en el cómputo general quedaba una temporada que proponía una historia sencilla pero interesante a la par que mostraba amor y respeto por todas aquellas obras. La realización era, además, muy buena; y los valores de producción eran los suficientes como dar a entender que Stranger Things era una apuesta decidida de Netflix.

stranger-things-2-halloween

La segunda temporada continúa un año después de los acontecimientos de la primera, poco antes de la noche de Halloween. Y, aunque encontramos continuidad en los elementos que ya la hacían característica en la primera temporada, ahora podemos observar cómo se dan varios pasos: alguno adelante pero también varios atrás o hacia un lado. Hacia delante porque algunos personajes han ganado en interés, como el de Hooper, que establece una interesante relación con Eleven. Si bien no se hace más que trabajar con los tropos de una relación paterno-filial estándar, al menos se ve un atisbo por querer evolucionar en la complejidad de ambos personajes. Pasos atrás porque en ocasiones parece que el guion busca ganar complejidad cuando lo único que hace es complicarse de manera artificial, añadiendo personajes y subtramas que carecen de interés alguno: Max cae bien, pero más allá de momentos puntuales, no aporta nada al grupo. Grupo que, contra todo pronóstico, tiene menos relevancia en esta temporada; parecen haberlo apartado parcialmente para dar tiempo al resto de tramas, cuando en realidad no era necesario. Se podría interpretar como que la serie pretende dar un paso a un lado, dejando la sencillez de la primera temporada para ofrecer ahora una trama más compleja. No obstante, esto no es más que una ilusión, porque estas nuevas tramas y personajes no suelen aportar ideas frescas y no consiguen más que retrasar el ritmo de la narración.

A esto hay que sumarle la irregularidad de los capítulos. Especialmente significativo es el caso del séptimo, un despropósito en muchos sentidos: a nivel de guion, de dirección, de tono; probablemente el peor de la serie. Hay capítulos que sí mantienen un tono más cercano a la primera temporada: los dos últimos están escritos y dirigidos por los propios hermanos Duffer, que aunque tiendan hacia el dramatismo y la exageración y cometan algunas torpezas, sí logran mostrar esa homogeneidad y cierta claridad de ideas propias de la primera temporada.

stranger_things_4014_800x533.jpg

La primera temporada era una única idea, era imperfecta pero homogénea; esta segunda temporada trata de ser una respuesta a la primera, pero se vuelve desatinada y demasiado irregular. Sigue valiendo la pena un visionado, pero en general la sensación que deja es decepcionante. Esperemos que en el futuro sea considerada simplemente como una temporada extraña, porque tiene pinta de continuar en una tercera el año que viene.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s